logo acodal comunicados

Ante los anuncios realizados por la CVC es necesario tener claridad en las razones que ocasionarían un racionamiento de agua potable en Cali.

Comunicados
Visitas: 404
[et_pb_section fb_built=”1″ admin_label=”section” _builder_version=”3.22″][et_pb_row admin_label=”row” _builder_version=”3.25″ background_size=”initial” background_position=”top_left” background_repeat=”repeat”][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”3.25″ custom_padding=”|||” custom_padding__hover=”|||”][et_pb_text admin_label=”Text” _builder_version=”4.4.3″ background_size=”initial” background_position=”top_left” background_repeat=”repeat” hover_enabled=”0″ use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

La Asociación Colombiana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental – ACODAL Seccional Occidente, hace manifiestas y públicas sus inquietudes sobre las razones, por las cuales estaríamos expuestos a un racionamiento de agua potable que afectaría al 75% de la población de Cali.

Cuando se concibió el proyecto de la represa de “La Salvajina”, la antigua CVC, argumentó que con la regulación del río y el almacenamiento del agua en la represa, habría el incremento del caudal del Río Cauca en los periodos críticos de verano, y se contribuiría al mejoramiento en la calidad del agua del Río. Con este argumento entre otros, se estructuró financieramente el proyecto y se justificó plenamente el beneficio para el río, para la ciudad de Cali, así como para el resto de las ciudades que se abastecieran del mismo.

Los caudales supercríticos del río, antes de la puesta en operación de la represa de “La Salvajina” eran de orden de los 48 metros cúbicos por segundo y de acuerdo a informaciones de CVC, el caudal mínimo garantizado seria de 120 metros cúbicos por segundo.

Así en principio fue y ha venido sucediendo; sólo se recuerda la época más seca del siglo pasado 1992 (Junio-Septiembre), que por razones del fenómeno del Niño, el caudal bajó hasta niveles de 94 metros cúbicos por segundo, y que permitieron mantener un suministro de agua en la Ciudad de Cali, casi constante, a pesar del racionamiento que debió decretarse, más por falta de interconexiones de redes que por otra causa, especialmente en las redes altas de la ciudad, puesto que las plantas de Río Cali y Reforma (Río Meléndez) no pudieron satisfacer la demanda pertinente de su áreas de influencia, debido a la disminuciones de caudales en dichos ríos.

Con lo anterior se ratifica que en dicho período crítico de estiaje o de bajas lluvias que se presento en el año de 1992 y que fue intenso, la ciudad no sufrió racionamientos de agua en la red baja, alimentada por las plantas de Río Cauca y Puerto Mallarino.

Por otro lado, los ajustes tarifaríos acompañados de las campañas de Uso Racional del agua que ha implementado la gerencia de Acueducto y Alcantarillado de EMCALI desde 1992, han logrado que los consumos promedios hayan bajado desde 39 metros cúbicos por cuenta mes, para llegar al año 1996 a 23.5 metros cúbicos por cuenta mes y los datos muestran que ese promedio se ha mantenido hasta el momento por los últimos 10 años, lo que quiere decir, que la ciudad no ha sufrido incrementos en sus consumos promedios de agua.

Lo que sí ha sucedido, es que se cambió la propiedad estatal del manejo de la represa, a un manejo privado, con el fin de producir energía, posiblemente privilegiándo este aspecto y no el ambiental, sin considerar el Principio de Precaución, para garantizar el suministro suficiente y con calidad para los acueductos de las ciudades

Preguntamos a la Nación y al Departamento del Valle:

• ¿Cuál es el verdadero control que la CVC le hace a la operación de la represa de “La Salvajina”?¿, es con el objetivo primordial ambiental? o si se considera impedido porque no lo desarrolla el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial – MAVDT?;
• ¿No será el momento para replantear de nuevo el camino de control ambiental que debe de existir, para bien de la nación y sus regiones, y no es también la oportunidad de replantear el manejo y el ámbito de acción de las Corporaciones Autónomas Regionales, por una concepto diferente de manejo por regiones afines o Cuencas, que se evite el mal control ambiental que sobre ellas se está ejerciendo?

Por los anteriores planteamientos, es que nos asiste la duda en las razones expresadas para un supuesto racionamiento. No estaremos ante un conflicto de interés?

Igualmente preguntamos y solicitamos a la CVC y a EMCALI:

• Debido al manejo en general de la cuenca y la represa, ¿No será que el Río Cauca requiere una limpieza o dragado especial al frente de las captaciones o bocatomas de las plantas de potabilización de EMCALI: Puerto Mallarino y Río Cauca, especialmente en la primera, dada su ubicación de la toma?
Se hace necesario entonces, sacar los sedimentos depositados en el fondo, provenientes de los procesos erosivos que se generan en la cuenca alta del río, por acciones aceleradas de deforestación y que pueden estar colmatando el fondo en las bocatomas de las plantas de potabilización.
• Anotamos que la responsabilidad sobre la cuenca alta del Río Cauca, le corresponde o está dentro de la jurisdicción de la Corporación Autónoma Regional del Cauca – CRC, pero consideramos que es una responsabilidad compartida, pues le corresponde exigirla a la CVC y que debiera igualmente estar en control del MAVDT; esto demuestra las situaciones incongruentes en los manejos de cuencas, arriba anotados.

Finalmente, ACODAL Seccional Occidente considera:

1. Que el Río Cauca, siendo la fuente hídrica más importante de la región, requiere de una atención especial y sin más dilaciones de las autoridades ambientales como lo son: la Corporación Autónoma Regional del Cauca CRC y de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca CVC, y ellas deben emprender acciones inmediatamente y los ciudadanos Vallecaucanos debemos exigirlas.

2. Un primer paso que se debe dar en este sentido, es el establecimiento de un escenario entre las autoridades ambientales CRC, CVC y el Ministerio de Ambiente Vivienda y Desarrollo territorial MAVDT, que permitan coordinar las gestiones de planificación técnica y financiera para la recuperación del río, no sólo para los caleños y para los vallecaucanos, sino en general para Colombia, dada su importancia para muchos departamentos y ciudades del país.

3. Llamamos la atención pública, para que el Estado y la Sociedad, revise la conveniencia de tener Corporaciones Autónomas Regionales, pero con una articulación cierta y bajo elementos estructurantes desde el punto de vista hidrogeografico, como ocurre en nuestro caso, con el Río Cauca.

ACODAL SECCIONAL OCCIDENTE

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

¡Queremos conocerte más!

Donaciones para adopción de parques, siembras y jornadas ambientales

¡Haga visible su empresa! Participe comercialmente en nuestros seminarios, cursos y eventos, consulte aquí